Cadete A: Fase 1 completada

Por Basketistas

Una temporada ambiciosa

Temporada nueva, cadete de segundo año y nuevos retos en el horizonte para el grupo. Así comenzaba el nuevo curso para la generación 2004 del Reino de Aragón. La apuesta, como ya es habitual en este club, era ambiciosa y las miras se ponen en un intento de alcanzar una final a cuatro del Campeonato de Aragón que de entrada parecía, allá por septiembre, una muy complicada misión. Los “clásicos transatlánticos” asiduos a estas finales no iban a poner fácil la tarea. 

Y con ese espíritu se comenzaba la pretemporada de entrenamientos exigentes y partidos amistosos. Este cadete A 2019/20 es el heredero del bloque principal del B del año pasado que tan buenas sensaciones, rendimiento y resultados nos regalara. A él se sumaban jugadoras que hicieron el curso pasado ya en el Campeonato de Aragón con la generación 2003. El grupo así formado tenía los mimbres, tanto por cualidades como por capacidad de trabajo y espíritu de sacrificio, para poder trabajar en la línea de afrontar el reto. 

El sorteo de grupos

Y en octubre llegaba el sorteo de los grupos en la Federación. El por qué se le llama sorteo y no asignación o reparto de grupos es una incógnita.

Y es que se trata de un peculiar sorteo sin bolas ni bombo, un mecanismo que para un profano resulta extraño ya que es algo dirigido o condicionado por premisas de clubes que luego asigna los grupos por un desconocido mecanismo. Siempre te acaba dejando una sensación extraña aunque parece aceptada por todos a tenor de que nadie parece alegar nada a los resultados. 

El caso es que el «sorteo» depara dos grupos que a priori ya parecían lo que han acabado siendo en la realidad: descompensados. Un grupo 1 con un Helios A1 acompañado por equipos de trayectoria moderada en el curso pasado, de nivel B o de primer año de cadete. El grupo 2 donde se ubicaba el Reino tenía de compañeros de viaje a Compañía de María A (también invitado en Cº Aragón Junior 1ª), Stadium Casablanca A, Helios A2Stadium Venecia 1 y Calasanz.

Así las cosas en la mente de todos el objetivo más realista nos llevaba a pensar en pelear por la tercera plaza de grupo que nos permitiese entrar en la fase 2 por el título. En el grupo uno el paseo militar para Helios estaba cantado y así ha sido, tanto que no ha necesitado ni jugar los 8 encuentros para estar con 6 victorias en 6 jugados y una media de 30 puntos de ventaja por encuentro. 

 

Primera vuelta de fase 1: la reafirmación

Pasan las Fiestas del Pilar, ya llevamos unos cuantos amistosos a las espaldas y las sensaciones son bastante buenas pero hay que comprobarlas en competición real. 

El estreno liguero es ante Calasanz, un equipo que el año pasado en nivel B nos puso las cosas siempre difíciles y parecía tenernos la medida cogida porque no conseguimos vencerle. En la nunca fácil pista de Escolapios tocaba la puesta de largo del proyecto 2019/20 para el cadete A. Y el partido fue una demostración de fuerza por parte del cadete A. Ambición, garra, defensa intensa, ataques vertiginosos y muchas muchas ganas de seguir creciendo. Se consiguió anular al rival dejándolo con solo 20 puntos anotados al final de los cuarenta minutos. Primera victoria oficial y buenas sensaciones. 

Segunda jornada ante Stadium Casablanca A, partido complicado que se afrontaba con una mezcla de nervios y respeto lo que unido a la entidad del rival nos penalizaba y, aunque se estuvo en el partido en todo momento, la victoria cayó del lado de Stadium por su experiencia y mejor saber estar en la pista. Entraba dentro de lo previsible y 13 puntos de diferencia con lo visto en pista podrían considerarse abultados pero se ponía ya la vista en el siguiente partido y en seguir mejorando. 

Tercera jornada con visita de Helios A2 en Pompiliano. La marca Helios anticipaba que no iba a ser ningún paseo y había que ponerse el mono de trabajo, pero las nuestras en eso de trabajar nunca se esconden. Partido competido de los de desgaste en el que la victoria cayó de nuestro lado a base de concentración durante todo el partido y trabajo constante. 

La cuarta jornada tocaba rendir visita a la complicada pista del frontón de Stadium Venecia, un equipo de los que a priori estaban llamados a pelear duro por esa tercera plaza de grupo que daba el pase a fase 2. De nuevo un partido de desgaste y de estrategia donde se iba a exigir también de táctica para poder ir resolviendo las variantes defensas planteadas por el rival. En un partido de nuevo muy coral se fue sacando el rodillo y se acababa venciendo con lo que esa tercera plaza que todos teníamos como objetivo parecía un poco más cercana. 

Quinta jornada, llega el duelo ante Compañía de María A con el ánimo de dar la campanada porque, siendo realistas, pensar en ganar a las colegiales se veía como algo bastante improbable. Pero tras una semana de buenos entrenamientos, de mentalización y de ensayar táctica específica, el equipo saltaba a la pista con una concentración que le hacía empezar a liderar el marcador tras los primeros compases. Minuto a minuto iba demostrando que estaba en condiciones de competir de tú a tú con cualquier equipo y de nuevo un trabajo de grupo excepcional en que nunca se bajan los brazos nos llevaba a asaltar la banca venciendo y haciendo que el Reino sonase con fuerza en la categoría. 

El tercer puesto ya no era suficiente para este grupo, ahora se quería más, se aspiraba a quedar primeros o segundos, a que el que quisiera relegarnos al tercer puesto lo tuviera realmente complicado. Pero había que completar una segunda vuelta acorde a la primera o incluso mejor. 

 

49039257756_b15a483353_k

Segunda vuelta: disfrutando del trabajo

Arrancamos la segunda vuelta con ganas y con el respeto de los rivales que ya miran al cadete A del Reino como un rival duro de batir.

Calasanz pasó por La Casa Del Reino en un partido sin mucha historia donde el habitual rodillo no dio opción al rival venciendo por 30 puntos de diferencia. 

Llegaba el parón navideño y en la clasificación un triple empate con Compañía y Casablanca que por average nos dejaba aún en tercer puesto. La brecha con el cuarto clasificado ya era de 3 victorias y la fase 2 por el título estaba más cerca. 

A la vuelta de las Navidades tocaba visitar el Eduardo Lastrada ante Stadium Casablanca con ganas de sacar algo positivo pero conscientes de lo difícil que iba a ser. Partido de poder a poder en que las locales llevaban la iniciativa en el juego y el marcador en los primeros minutos pero donde las nuestras, a base de constancia y garra, se iban a reponer para dar la vuelta a la situación y ser ellas las que llevaban la voz cantante. Partido muy físico, mucha pelea por los rebotes y unas defensas intensas. Precisamente desde la defensa de las nuestras es desde donde se iba fraguando lo que íbamos viendo, que se podía vencer. Con el paso de los minutos ya no solo se pensaba en ganar sino en recuperar el average del partido de ida. Faltó poco para ello ya que lo que se hizo fue ganar e igualar los 13 puntos de desventaja de la ida. El golpe de autoridad era ya una realidad y el liderato del grupo nos esperaba. 

Más partidos de vuelta, el primero ante Helios A2 a domicilio donde el grupo fue una trituradora y dejó a las locales en solo 17 puntos, venciendo por 39 de ventaja y el segundo ante Venecia que intentó plantar cara en un partido con dos primeros cuartos muy físicos e intensos pero que acabó doblegado ante el empuje de las nuestras que no bajan intensidad ni concentración en todo el partido. 

Como colofón a la fase 1 tocaba intentar poner la guinda al pastel. Había que visitar a Compañía de María en una empresa que era bastante compleja. El reto traía una buena recompensa, pasar a fase dos con un balance 3 a 1 de victorias. Pero las colegiales tenían esa o mayor necesidad de vencer para no pasar a fase dos con balance 1 a 3.  

El partido ante Compañía a efectos de concentración y fluidez posiblemente sea el menos acertado de toda la temporada para las nuestras, también condicionado por varias jugadoras con problemas físicos. A tener en cuenta también el propio peso de la responsabilidad, que el rival empezó muy intenso y duro en defensa, la pista, los aros… podemos hablar de muchos factores que posiblemente afectaron de salida pero lo cierto es que el equipo no estuvo en partido hasta mediado el tercer cuarto. Y la buena noticia era que a pesar de haber estado 17 abajo en el tanteo, se llegaba a la recta final con posibilidades en el marcador. Desde la grada daba la sensación de que aún con ese inicio se podía llegar a vencer o que quizá nos iba a faltar un cuarto porque las colegiales se fueron consumiendo ante el empuje de las nuestras que no cesaban en su defensa intensa a pesar del paso del tiempo. Al final faltó un poco de templanza o lucidez en ataque, por muy poco pero se acabó perdiendo por solo 3 puntos que dejaban el average favorable y con ello la primera plaza del grupo al finalizar la primera fase. Un éxito se mire por donde se mire. El trabajo dio sus frutos.  

Balance Fase 1: trabajo duro con recompensa

Y al final de la primera fase el cadete A finaliza en un exitoso primer puesto que es fruto del trabajo diario, horas y horas de entrenamientos, unos más duros que otros pero todos con un denominador común: implicación, compromiso, sacrificio y ganas de mejorar. Y es que este equipo, haciendo un símil con la fórmula uno, quizá no sea el mejor coche, pero está muy cerca de ser de las mejores escuderías. Porque un Ferrari en manos de un piloto mediocre no dará títulos, ni un gran piloto podrá hacer milagros con un motor desastroso, pero cuando se juntan un buen motor, un buen equipo y unas ganas e ilusión sin límite… Ahí sale una escudería campeona y hoy por hoy, este equipo, finalice como finalice la temporada, es un orgullo para todos los que lo vemos crecer día a día.

Un grupo que disfruta con el esfuerzo, que se crece con las adversidades y que no rehuye el combate, entendido siempre en deportividad. La fortaleza precisamente se encuentra en eso, en el propio grupo. Dirigirlo suponemos que es más grato e incluso más fácil; jugar en él arropada por unas compañeras así tiene que ser más sencillo; animarlo y apoyarlo es muy muy fácil y dejarse apasionar por él es algo automático.

Se finaliza la Fase 1 con un balance de 8 victorias y 2 derrotas y lo que es mejor, un balance de 2/2 en resultados arrastrados a Fase 2.  En anotaciones se suman 524 puntos a favor, siendo el máximo anotador del grupo; mientras que en puntos encajados son 336 los puntos que nos dejan como el equipo que menos ha recibido en toda la fase. Promedios de 52,4 puntos anotados por partido y 33,6 encajados dan buena cuenta del rendimiento del grupo. Gran defensa y ataque efectivo que sobre la pista además es un juego alegre e intenso. ¿Qué más se puede pedir?

Fase 2: el reto continúa

Empieza en breve la fase dos y las expectativas son claras, meterse en una final a cuatro, pelear y luchar cada partido, cada cuarto, cada balón perdido… y lo que llegue, llegará.

El calendario nos trae dos primeros partidos en casa ante Helios A1 y El Salvador B para luego disputar a domicilio Stadium Casablanca B y ya las vueltas de Helios A1 y Salvador y terminar en La Casa Del Reino ante Casablanca B.

Todo lo disfrutaremos, celebraremos, lo lloraremos y lo viviremos intensamente como se merece. Por el momento solo podemos decir a este gran grupo ¡¡GRACIAS!! A cuerpo técnico y jugadoras y también a las familias que son el apoyo constante perfecto para que todo marche así. Sigamos disfrutando de todo esto que recordaremos muchos años, disfrutando de que… #SomosReino.