Nefasto sábado para los intereses del cadete B del Reino de Aragón. Ni el más pesimista de los guiones hechos para complicar la temporada hubiera resultado más cerca de lo que ha acabado pasando. La derrota ante Romareda se une a la victoria de Helios ante el líder invicto Calasanz para terminar de complicar las cosas hasta el punto de estar en peligro el pase a play off después de tener la ventaja de depender de uno mismo. La vida y el deporte son lecciones duras que hay que asimilar y de las que hay que aprender y levantarse para seguir creciendo. Seguro que este equipo lo hace.

CRASH TEST DUMMIES

Buscando el título al resumen del partido el que nos acerca más a lo visto en la pista podría ser el de estos maniquís empleados en las pruebas de colisión de los vehículos porque así es como ha estado el equipo en tres cuartas partes del encuentro, estampándose una y otra vez contra el muro planteado por Romareda.

Y es que las colegiales han llegado con los deberes muy interiorizados y sabiendo lo que tenían que hacer, no dejar correr al Reino, no caer en un partido abierto en un campo grande, anular la identidad de las locales. Y a fe que lo han conseguido desde el minuto uno.

Sólo los seis o siete últimos minutos del encuentro el equipo se ha dado cuenta de la trampa que le había planteado Romareda y en la que caían una vez sí y otra también sin tener recursos para abrir esa lata que se resistía.

Empezaba el partido con las ya típicas imprecisiones de las nuestras bajo aro y con Romareda inaugurando su tanteador con un triple. No se veía cómodas a las de Reino y las visitantes iban haciendo su tarea que no era otra que renunciar a defender en campo contrario y replegarse en una zona cerradísima dando valor a la altura de sus jugadoras y a su físico que se encargaba, bien de replegar rebotes, bien de interceptar intentos de entradas por donde había demasiado tráfico. No pintaban bien las sensaciones porque el Reino no era el equipo que conocemos.

Aún con todo el Reino reaccionaba al triple inicial de Romareda y ponía el marcador en 7 a 3 con canastas de María desde el tiro libre, Sofía y Gracia. Reaccionaban las visitantes con una canasta que era neutralizada con un triple de Laura recién incorporada al quinteto en pista. El marcador en 10 a 5 parecía que empezaba a empujar a las nuestras a llevar la iniciativa pero un parcial final de cuarto de 0 a 5 dejaba en tablas el resultado al final del primero, 10 a 10.

Empezaba el segundo cuarto con un triple de Romareda que seguía estando más cómodo en el parqué que las del Reino que no veían el modo de anotar. Desde el perímetro la amenaza era mínima y muy tibia, en las penetraciones era una misión imposible porque las chicas no tenían claridad ni precisión en sus acciones. En la zona el poderío físico de las rojillas hacía estériles casi todas las jugadas. 

Para colmo no se anotaba ni desde la línea de tiro libre. El equipo tiene un grave problema en los tiros libres porque anotar 8 de 25 es algo que lastra y condiciona. Por contra las visitantes desde los tiros libres se aplicaban con porcentajes que las hacía parecer las locales que juegan en sus aros y con sus balones (15 de 21).

Así las cosas la estrategia visitante funcionaba y se afianzaba con el paso de los minutos. Las nuestras desde fuera no amenazaban y en cuanto intentaban entrar caían una y otra ven en la tela de araña. Al descanso 18 a 21 y ya quedaba claro que no iba a ser nada fácil llevarse la victoria.

Paso por vestuarios para intentar clarificar ideas porque si de algo estaba careciendo el equipo era de ideas para abrir la férrea defensa zonal de las visitantes. Faltaba liderazgo que asumiera la responsabilidad de tirar desde el perímetro porque por mucho que se intentaba circular el balón para abrir la defensa rival, las jugadas solían acabar siempre sel mismo modo, una entrada que se chocaba contra dos o tres jugadoras o un intento de asistencia a la pivot que estaba rodeada de defensoras altas y fuertes.

Y así iba transcurriendo el tercer cuarto con las nuestras sin ninguna claridad ni chispa. Intentándolo una y otra vez, con actitud, pero sin ideas. Un parcial de 0 a 8 castigaba y parecía sentenciar el destino del choque. Era una batalla infructuosa que no parecía poderse cambiar. Con el 18 a 29 parecía todo cuesta arriba pero un parcial de 7 a 0 devolvía la esperanza. Quedaba tiempo para una última canasta de las visitantes antes de llegar al final del tercer cuarto con el marcador en 25 a 31.

Último cuarto y seis puntos abajo. El resultado hablaba de esperanzas, las sensaciones no tanto. Dos triples de Gracia y Patricia con una canasta por medio de Romareda dejaban el marcador en 31 a 33. Había tiempo para la gesta. Se abría el partido y el equipo probaba cosas distintas (por fin) para abrir la defensa de Romareda. Pero los tiros libres errados y ataques fallidos en situaciones ventajosas parecían dejar a las claras que no era del día de lograr la victoria. A duras penas Romareda iba a notando desde el tiro libre. Con 33 a 34 la presión en campo rival de las nuestras daba frutos con recuperaciones que luego no se rentabilizaban por fallos en los tiros libres o por imprecisiones y errores en las finalizaciones. Goteo de puntos por tiros libres de uno y otro bando que mantenían la incertidumbre pero al final Romareda ganaba en esto también la partida en los minutos finales, dos tiros libres anotados para las nuestras por 6 para Romareda. El partido que se escapa y las posibilidades de entrar en play off que se reducen drásticamente.

¿Y AHORA?

Pues resulta que la jornada se complica aún más con la victoria de Helios sobre Calasanz. Esto dificulta mucho las posibilidades de nuestro equipo que ahora sí que no tiene ya margen de error y debe de contar los partidos que le quedan por victorias obligatoriamente. Si había una derrota de margen que se podía asignar al choque con Calasanz, ahora ya se ha gastado ese comodín y hay que ganar todo, incluido Calasanz y Helios en la última jornada. Aún así mirando de reojo para que nadie se interponga en esa tercera plaza que parece el objetivo a día de hoy.

Quedan muchos partidos y pueden darse resultados extraños, sí. Romareda y Helios están dando resultados muy incongruentes y eso hace pensar en los equipos que presentan en los partidos, como hoy mismo en que Romareda ha presentado a un equipo mucho más alto y físico que el que tuvo en el partido de ida. Mucho pescado por vender pero lo que debe de quedar claro a las nuestras es que ya no hay margen de error y que hay que salir a morder desde el primer minuto. Igualmente hay que hacer hincapié en buscar recursos ofensivos ante situaciones como esas defensas zonales cerradas. Y para rematar, no se pueden presentar unos porcentajes de tiros libres tan terriblemente mediocres. 

Toca levantarse, olvidarse del parón de liga, de los horarios de entrenamientos cambiantes, de los exámenes y demás y volver al trabajo rutinario y exigente que nos había llegado a tener una autoridad ante los rivales que ahora seguro que se ha tambaleado. Al trabajo y con la buena actitud que siempre tienen las chicas vendrán los resultados.

¡¡Venga chicas!! ¡¡Vamos Reino!!

Ficha técnica:

Reino de Aragón B 37 (10+8+7+12)
C.D. Romareda A 41 (10+11+10+10)
Anotadoras: Gracia (9); María (7); Patricia (6); Ángela (4); Laura (3); Sofía (2); Mercedes (2); Lobato (2); Lorente (2); Claudia (0); Ana (0) y Raquel (0)

Las chicas del cadete de ADAAG han caído hoy en su partido ante Calasanz A (43-54) pero han presentado batalla y se han batido en cobre en un partido más de una temporada en que las circunstancias les son siempre adversas. Las sensaciones han mejorado y hay que mantener la línea actual para ir acabando la temporada de la mejor manera posible. ¡¡Ánimo!!