Crónica jornada 17

Por Basketistas

Penúltima jornada de liga y partido vital que podía llevar al equipo a tener posibilidades de quedar primero de grupo o por contra caer a la tercera plaza y con ella intentar entrar a los play off en base a que en los demás grupos los terceros parece que pueden quedar en peor situación. Del partido anterior, jornada 16, obviamos hacer crónica ya que realmente no hubo apenas ni partido por lo descompensado del choque. Este viernes fue otra historia y un equipo que se nos da especialmente mal, vuelve a llevarse el choque y asegura la primera plaza.

DUELO EN LA CUMBRE

Era la penúltima jornada de liga y el que hasta hace pocas jornadas era el líder intratable e imbatido había dado señales de no ser tan inexpugnable. Especialmente curioso fue el resultado de hace dos semanas en que Stadium vencía a Calasanz por 15 puntos que ya venía de perder ante Helios B por 14 puntos. Esto parecía presagiar que las escolapias no venían en su mejor momento o que algo estaba sucediendo pero se desquitaron con nuestro equipo.

Al final el partido no dejó de ser un calco del partido de ida. Clavados. Inicio con mucha intensidad defensiva y partido muy físico. Perdidas e imprecisiones en un partido de poder a poder. Las nuestras empezaban con ganas de asaltar una vez más el liderato como ya pasara en el partido de ida, aunque un poco nerviosas por la presión de las circunstancias.

Los primeros puntos llegaban desde la línea de tiros libres para Calasanz que anotaba dos de dos. Precisamente esta línea iba a ser en cierto modo un lastre para las nuestras ya que en el primer cuarto las locales anotaban 3 de 4 tiros libres por 3 de 8 de la nuestras. Desde una buena defensa nuestro equipo iba llevando el control del partido y solo el bajo acierto en ataque mantenía a las locales cerca en el marcador. Finalizando el primer cuarto el Reino mandaba por 2 a 9 pero Calasanz anotaba un tiro libre y una canasta que le mantenían en el partido 5 a 9.

El segundo empezaba con una canasta de Ángela que era contestada por otra canasta de las locales que empezaban a estar más cómodas y a salir mejor de la presión de las nuestras. Una jugada de dos más uno de María dejaba el marcador en 7 a 14 pero respondían desde Calasanz con un parcial de 4 a 0 aprovechando pérdidas por precipitación de nuestro equipo. Una última canasta de Mercedes antes del descanso dejaba el marcador en 11 a 16.

Con todo por decidirse pero en el buen camino no había que confiarse porque el guión se estaba pareciendo mucho al partido de ida. Pero para desgracia de las nuestras las cosas se empezaban a torcer nada más reanudarse el partido. Un parcial local de 4 a 0 las dejaba ya a un solo punto de distancia (15 a 16). El partido iba perdiendo precisión conforme avanzaban los minutos y se iban perdiendo opciones con ataques con pases errados y canastas relativamente sencillas que no se aseguraban. Seguía en juego muy físico con jugadas trabadas y un arbitraje demasiado permisivo y con criterio variable no ayudaba al juego del Reino, más bien le perjudicaba ya que no había un mismo rasero para las mismas acciones. Calasanz entraba en bonus pero nuestro equipo estaba negado desde el tiro libre y no sacaba provecho ya que solo anotaba 3 de los 9 tiros libres lanzados en el cuarto. Se ponía por delante Calasanz por primera vez desde el inicio (20 a 19) y empezaban a asomar los fantasmas del partido de la ida. En un arreón al final del cuarto con canastas de María y Raquel se adelantaba el Reino (22-24) pero un triple de Calasanz al final del cuarto (¿suena verdad?) las volvía a poner por delante y dejaba el marcador a falta de un cuarto en 25 a 24.

Último cuarto y ya se iba adivinando que en la tensión y nervios del partido se desenvolvían mucho mejor las locales, estaban en su salsa. Las nuestras no acertaban con las jugadas y caían en errores a los que no nos tienen acostumbrados. A una primera canasta de las nuestras que nos adelantaba en el marcador respondía Calasanz con un triple lo que aún minaba más la moral. Empezaba un tiempo de fallos que las locales aprovechaban para endosarnos un parcial de 6 a 0 añadido a ese triple para dejar el marcador en 34 a 26 en lo que parecía ya inalcanzable. Lo intentaban las nuestras con más corazón que cabeza pero ya solo iban a poder anotar una canasta en juego y 6 puntos desde los tiros libres cuando ya no había tiempo para más. Resultado final 40 a 34.

Tras el resultado del partido de ida había ganas de demostrar que se podía ganar al líder, quedando así en condiciones de poder en la última jornada acabar la fase regular como primeros de grupo. Lamentablemente lo que sucedió fue una réplica exacta del partido de ida. Dos cuartos con muy buen trabajo defensivo pero en los que no se rompe el partido por unos errores en ataque y en tiros libres que mantienen al rival con vida al descanso. Calasanz que se viene arriba y empieza a aprovechar fallos de concentración que les conceden segundas y terceras opciones y se mete en el partido afectando al ánimo del grupo que empieza a ofuscarse y a no tener las ideas claras. Toca seguir trabajando y aprendiendo a competir en condiciones de más estrés que es donde parece que se nos desarma un poco como conjunto. Hay que madurar como bloque y acostumbrarse a esas situaciones reñidas y eso solo se consigue jugando partidos como el del viernes, torneos duros, finales, etc. Todo es el proceso de crecimiento y sólo queda levantarse, volver al trabajo y seguir aprendiendo. 

Más en general lo que se viene percibiendo es que el Reino es un equipo a batir, un rival al que los adversarios esperan con especiales ganas y así lo vimos con el partido ante Romareda mismamente donde un equipo (con caras desconocidas) vino con una idea muy clara, cerrarse atrás a muerte e intentar romper los esquemas del Reino. Y le salió bien, a un equipo que en la siguiente jornada ganaba a Cristo Rey de 6, a Lupus de 9 y a Corazonistas D de 21. De momento el próximo partido ante Helios, sin nada en juego, seguro que no es nada fácil y vienen a vencernos para compensar el partido de ida. Será una buena piedra de toque para ver hasta dónde queremos llegar.

¡¡Vamos Reino!! 

Ficha técnica:

Calasanz B 40 (5+6+14+15)
Reino de Aragón B 34 (9+7+8+10)
Anotadoras: Ángela (7); María (7); Gracia (5); Patricia (5); Ana (3); Mercedes (3); Lobato (2); Raquel (2); Laura (0); Claudia (0) y Sofía (0).

Las chicas del cadete de ADAAG jugaban su partido de liga ante Doctor Azúa y tras una primera mitad donde se mantenían dominando acabaron cayendo con una segunda parte en la que bajaron el ritmo. A seguir trabajando, ¡¡ánimo!!