Una temporada para cre(c)er

Por Basketistas

Ha llegado el momento, ya llega septiembre y con él la vuelta a la actividad deportiva de los deportes federados. Preparación física, puesta a tono, algún partidillo amistoso, quizá algún torneo de puesta de largo y ya… la liga, los sábados de partidos oficiales, madrugones, entrenamientos, compatibilizar todo con los estudios, el crudo invierno zaragozano…

Pues eso, que ya huele a baloncesto y este curso para nosotros ha sido el año en que las circunstancias deportivas, pero sobre todo extradeportivas, nos han hecho emprender una aventura en cierto modo a ciegas, un salto al vacío con su dosis de riesgo pero que se afronta con el convencimiento de ser una decisión acertada.

El que no arriesga no gana, el que siempre hace lo mismo no puede esperar resultados diferentes… muchos dichos que respaldan una decisión que supone terminar una etapa de seis años que ha dejado recuerdos de muy buenos momentos y amistades que ojalá sean para toda la vida, pero también dejaron sobre todo en los últimos años numerosas decepciones y momentos desagradables innecesarios.

Esto nos ha empujado a buscar un ambiente sano en lo deportivo y en lo humano, buscar gente responsable de un club y cuerpo técnico con capacidad pero sobre todo con honestidad, transparencia y también autoridad ante las familias. Buscar familias que vayan de cara y compartan una forma de entender la actividad deportiva y el grupo por encima de los egoísmos. Y por supuesto también una entidad en que se prime el trabajo, la constancia y el compromiso.

Uno busca opciones y alternativas y entre las bastantes que puede encontrar cuesta decantarse porque a priori, cuando se sale de una situación tan complicada, todo parece bien. Al final se opta por una de las alternativas por supuesto sin garantías cien por cien pero hay que apostar y para ello apoyarse en algo como puede ser la historia de la entidad, el prestigio deportivo, las sensaciones, las amistades, las personas… 

Nosotros hemos optado por creer en personas del mundo del baloncesto, que respiran baloncesto y lo viven con auténtica pasión. Gente que pone cuidado y dedicación en lo que hace. También gente formada, por supuesto. Al final, hemos tirado por lo visceral buscando cariño, quizá por venir de una entidad donde éramos números, euros, cuotas… Así las cosas la apuesta por un club de nueva creación y con recursos limitados es fuerte, pero daremos lo mejor para remar en este proyecto y conseguir que todo este cambio haya valido la pena. No se trata de conseguir hitos deportivos sino de empezar a formar un grupo, un club, con una filosofía que lleve por bandera esos valores de trabajo, compromiso, esfuerzo, formación, diversión,…

Empezamos una nueva temporada de baloncesto base y lo hacemos de nuevo con ilusión como tantos otros años, con más incertidumbre, pero también con más ganas de empezar a comprobar que nuestra apuesta ha sido acertada y que nuestras hijas vuelven a hacer una actividad en la que lo principal es el deporte y nada más, el deporte como herramienta de formación, como canal de amistades. 

Todo en la vida es aprendizaje y nosotros estamos dispuestos a seguir aprendiendo día tras día. El tiempo nos dirá si hemos acertado o no, si el proyecto es para años o no pero lo que seguro que haremos es aprovecharlo al máximo y aprender, chicas y familias, todos.

Vamos a por una nueva temporada. Una temporada para creer y crecer.

¡¡Vamos Basketistas!!