Una temporada que recordaremos

Por Basketistas

Finaliza, ahora sí, una temporada 2018/19 tras este pasado fin de semana de torneo en Cristo Rey. Ha sido un curso trepidante que se ha pasado en un abrir y cerrar de ojos. Nuestro balance es muy positivo y la mejor prueba es que ya estamos deseando que llegue septiembre…

CAMBIO DE AIRES

La temporada 2018/19 ha sido para nosotros la del cambio de aires, la de un salto en cierto modo al vacío, la de romper con una dinámica negativa arrastrada durante años y apostar por un proyecto nuevo. La apuesta por el C.D. Reino de Aragón, por el proyecto deportivo de este recién nacido club, no ha podido resultar mejor. El ambiente dentro y fuera de la pista ha supuesto un giro de 180º y solo por la calma y buenas sensaciones ya habría valido, pero además en lo deportivo ha sido un gran año para nuestro equipo.

BALANCE DEPORTIVO

El balance en lo estrictamente deportivo es de una gran nota. Ya desde la pretemporada,viendo el trabajo del grupo que se acababa de formar y cómo día a día se iban conjuntando nos sorprendía gratamente por la rapidez en que evolucionaba. El trabajo en el club se veía perfectamente planificado y con un seguimiento y control que no habíamos conocido nunca. Solo faltaba ver todo esto plasmado en las competiciones.

El resumen de la liga ya lo hemos publicado cuando se finalizó de un modo muy satisfactorio cayendo por un solo punto ante Peñas Huesca cuando casi se tenía un pie en la final a cuatro al ir ganando en el Peñas Center cuando apenas quedaban dos minutos para el final del partido de vuelta de cuartos de final. El análisis de la temporada lo podéis ver aquí.

Antes del final de liga se acudió al torneo de Amposta donde el equipo acabó invicto y campeón de la Zarabasket Cup en la categoría cadete plata con muy buen juego y sensaciones.

Tras el final de liga nos quedamos con ganas de más competición, hemos echado de menos no jugar la Copa Primavera  porque todo mayo y mitad de junio se hacen largos y con falta de objetivos sin competición. Se acudió al torneo Olibasket donde también se acabó como campeonas y por último un paso por el torneo Cristo Rey con el equipo ya fuera de tono competitivo, lo que no impidió ver el domingo un último partido de la temporada con momentos que nos recordaban lo mucho que hemos disfrutado con nuestro equipo esta temporada. Nos queda esa duda del papel que se hubiera podido hacer en Copa y lo positivo que hubiera sido para seguir manteniendo una motivación de cara a los entrenamientos y dinámica general.

UNA CAMPAÑA PARA EL RECUERDO

Al final terminamos un curso cargado de ilusión, de diversión y de disfrute gracias a nuestras chicas, a este equipo que se ha conjuntado de un modo excepcional. Las sensaciones no pueden ser mejores y las chicas han formado un grupo de amigas muy unido mientras que las familias nos vamos conociendo y comprobando que todas tenemos dos características imprescindibles, pasión por este deporte y respeto hacia los demás.

La gestión que se realiza por parte del club está siendo la que buscábamos, una entidad coherente con sus normas, con las ideas claras y expuestas a todos, que antepone el valor del club a ningún interés personal. Lo normal se podría decir, sí, pero ya sabemos lo que hay por el panorama del baloncesto base en algunos sitios…

Así que, cuando ya vamos a escuchar la planificación para la 2019/20 en breve, cuando vamos a disfrutar de la gala fin de temporada y cuando aún tenemos un verano por delante, ya estamos pensando en cuándo volverá septiembre y casi mejor octubre y la nueva liga.

Ha sido una temporada vivida intensamente en la que hemos visto progresar a todo el grupo de un modo notable, nos hemos ido conociendo todos mejor y de la que salimos con ganas de más. Esa es la mejor señal.

Así que con todo lo dicho solo nos queda dar la gracias al Reino de Aragón y a toda la gente que nos hemos encontrado aquí. Por mucho tiempo más disfrutando del baloncesto, de nuestras chicas y de la amistad suya y de las familias.

¡¡Nos vemos!!