¿Parón o final?

Por Basketistas

El jueves 12 de marzo se hacía oficial, aunque llevaba 24 horas siendo un rumor en boca de todos: las competiciones organizadas por la Federación Aragonesa de Baloncesto paraban por un periodo inicial de quince días.

La crisis del coronavirus llegaba al deporte de todo el país, las ligas profesionales gradualmente iban anunciando sus aplazamientos y en las bases muy poco a poco se empezaba a gestar el imparable efecto dominó.

De epidemia a pandemia: el deporte en cuarentena

Resulta que una crisis de salud pública que empezaba a final de año en la lejana China, que se entendía que solo iba afectar a una zona, un continente asiático lejano e inhóspito, viajaba a Italia. Un virus de la familia de los coronavirus, bautizado como COVID-19 daba un salto hasta el norte del país transalpino y montaba allí en cuestión de días una plataforma logística de distribución de virus que nadie en el primer momento quería creer. Quizá fue eso, la confianza en que al primer mundo gobernado por democracias no iba a llegar nunca, porque era cosa de civilizaciones poco cultivadas que comen murciélago, pangolín, perro o lo que se les pone por delante. Craso error.

El virus, como el miedo ahora, ha viajado a la velocidad de la luz, se ha propagado, asentado y encontrado un perfecto caldo de cultivo en gobernantes dubitativos y habitantes que invertían más tiempo en las coñas que en tomar en serio las recomendaciones de los expertos científicos. Y de Italia a España en ferry, coche o avión, igual da. En España pensamos que por nuestro clima, nuestra afición al ajo o lo que fuera, no iba a atreverse a amargarnos la fiesta. Pero el virus no entiende de caracteres, idiomas ni fronteras.

Proteger a las personas mayores y con patologías respiratorias que son el eslabón más débil era el primer objetivo. Frenar la propagación, y rezar para que no se convirtiera en comunitaria y desmedida. Pocos logros. Entonces se empieza a temer lo peor y se empieza a pensar en medidas de más calado. Más bien tarde. Y se empieza a plantear el cierre de los colegios y también de las competiciones deportivas profesionales, amateurs y escolares. 

En el estado de las autonomías todo es más complejo. Muchas competencias están transferidas  eso hace que cada Autonomía parezca ir por libre. Y en lo relativo al deporte empieza el goteo. Primero la Federación Española de Baloncesto cancela el Campeonato de España de Minibasket que se tenía que disputar en San Fernando (Cádiz) del 4 al 8 de abril. El deporte autonómico empieza a valorar el impacto del problema y su papel en ello. De epidemia se pasa a pandemia declarada por la OMS, definitivamente ya palabras mayores.

Las Federaciones Autonómicas de Baloncesto van poco a poco reaccionando aunque en el momento inicial solo para confirmar que seguían con sus competiciones. De reojo unas a otras se iban observando y también muy pendientes de un posible cierre de colegios e institutos. En Aragón ni sí ni no, no había pronunciamiento federativo. El martes se publicaban horarios provisionales como cualquier semana corriente, como si todo siguiera su curso normal.

Miércoles 11 de marzo, fecha de doloroso recuerdo en España pero el coronavirus seguía siendo el protagonista. La Gala del Deporte de Aragón prevista para el 27 de marzo se aplazaba. Federaciones de Navarra, Cataluña, La Rioja, Madrid, Asturias y Murcia suspendían sus competiciones. Efecto dominó y a las horas suspenden actividad Andalucía, Canarias, Melilla… Se mantienen Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León y Extremadura. Por la noche se empieza a dar por hecho que Aragón también lo hará aunque no hay movimiento oficial alguno.

Jueves 12 de marzo, nada mejora. Euroliga está evaluando suspender la competición. Y la NBA anuncia el positivo de Gobert. Todo se tambalea. Es a media mañana cuando por fin la aragonesa anuncia que se suspenden todas las competiciones. Una hora más tarde suspende Euroliga y al poco se adelanta el positivo de Thompkins jugador del Real Madrid y se para también la Copa Colegial. La Federación Valenciana, la última en hacerlo, suspende sus competiciones haciendo que ya el parón en competiciones en edad escolar en España sea total. La pelota pasa a la enseñanza ya que suspender competiciones deportivas escolares mientras sigue habiendo clases no parece muy coherente… A primera hora de la tarde el presidente Lambán anuncia que a partir del lunes 16 todo el sistema educativo de Aragón cierra “durante al menos 15 días“.

Viernes 13 de marzo. Se anuncia por voz del presidente del gobierno al mediodía que a partir del sábado 14 se decreta el estado de alarma nacional durante 15 días. La actitud de la gente para asumir su cuota de responsabilidad parece ser en gran parte responsable de este tipo de medidas. A partir de ahora, tiempos complicados, incómodos y de incertidumbre.

¿Y el deporte?

Como ya hemos explicado, el deporte en general se ha paralizado en España, casi en toda Europa y hasta en Estados Unidos. Ligas profesionales a las que ha costado reaccionar no han tenido más remedio que asumir la realidad. Suspensiones temporales y en algunos casos cancelaciones totales.

En el deporte escolar, desde el pasado jueves todo paralizado. Unas autonomías durante 15 días, otras 20, otras… cada cual con sus medidas. Todas en espera de la evolución de la situación general. Los clubes también poco a poco han ido anunciando su cese de actividades, entrenamientos incluidos. Una vez que se planteó el cierre de colegios, institutos y universidades era lo más lógico, tiempo habrá de volver a la actividad deportiva grupal.

Quince días y vuelta a la normalidad, piensan algunos. Esto no parece lo más probable, por lo pronto acabamos de saber que habrá estado de alarma hasta el día 29 de marzo. Además podemos fijarnos en Italia para anticipar en que fase podremos estar en cuestión de una semana o diez días. Lo normal siendo realistas es que para las competiciones escolares la temporada haya acabado. Estábamos disfrutando de lo lindo este curso con los equipos, había muchas ilusiones en alcanzar finales y optar a títulos pero con los pies en el suelo, la situación parece haber finiquitado la temporada deportiva escolar. Lo primero es lo primero, la salud de la población, intentar volver lo antes posible a la normalidad, llegarán los finales de curso y ver cómo se hacen con lo que las competiciones, aunque puedan volver a medio plazo, no serán lo mismo. De hecho quizá esa Copa Primavera que aún no ha arrancado debería de ser cancelada en su edición 2020 para, en previsión, poder liberar fechas para intentar acabar las competiciones interrumpidas y se consigue estar en condiciones de ello en, por ejemplo, un mes o mes y algo… Pero hacer una previsión de que en un mes la normalidad vaya volviendo no deja de ser un brindis al sol, un deseo más que algo hoy por hoy realista.

Es deporte escolar, no pasa nada. Seguiremos disfrutándolo y aunque este año teníamos ilusiones especiales, pasarán más trenes y habrá más motivos de alegrías. Por lo pronto lo que os deseamos a todos es salud y pasar este mal trago lo mejor posible. Os pedimos también responsabilidad y que, como se dice, en la mano de cada uno está el aportar un granito de arena para que la situación se vaya revirtiendo. Higiene, paciencia, tranquilidad, limitar los contactos sociales y saber sacar partido a este tiempo de aislamiento. Hay muchos libros, revistas, vídeos, partidos y mil cosas que se pueden hacer y que no se hacían a diario por falta de tiempo. ¡¡Aprovechémoslo!! Tenemos las redes sociales, hagamos comunidad, conozcámonos más en el lado humano, apoyémonos y sigamos dejando que el baloncesto sea nuestra mejor medicina. Al final… somos ¡¡Basketistas!!

¡¡Ánimo gente!! Juntos saldremos más fuertes de todo esto.