Volveremos

Por Basketistas

Como cuando estás en plena partida o viendo un vídeo de algún partido en streaming o por TV y de repente se congela la imagen. Así nos quedamos en esa segunda semana de marzo tan fatídica para nuestro país. Esa situación en que te quedas como pensando “es un momento y sigue” pero no, esto no es un momento y continúa. No tiene esa pinta y parece más un cuelgue del sistema completo, de esos que te obligan a reiniciar el equipo y, esperemos, que no nos haga hacer una reinstalación completa.

Fundido en negro

Estábamos disfrutando del baloncesto en todas sus dimensiones, el base de nuestras chicas en el Reino de Aragón y también del Casademont Zaragoza en una temporada histórica que queda de repente en suspenso. Fundido en negro y todo lo que estaba por venir evaporado de un plumazo. Pantallazo azul.

Lo típico cuando se queda colgado el ordenador, cara de perplejidad y ese “¡¡no!!, no puede ser!!” y así nos quedamos cuando ha llegado el apagón.

Medidas restrictivas, estado de alarma y todos confinados en casa, economía paralizada y por supuesto las actividades de todo tipo. Estábamos tan cerca… Pero lo primero es lo primero por supuesto, la salud de todos y superar este trance que va a traer graves consecuencias en cuanto a cifras de fallecidos y en todo el ámbito económico y laboral.

Vaya por delante por tanto que lo aquí plasmado hablando de deporte es, al lado de lo realmente grave, superfluo por supuesto y más como un mero ejercicio de distracción que nos evada de la situación real actual.

Los equipos del Reino

Se enfilaba la recta final de la temporada para los equipos del Reino y muchas ilusiones y ganas de terminarla dejando un buen sabor de boca que pusiera un broche de oro a la campaña de cada grupo.

Las más pequeñas, preinfantiles, ya estaban inmersas en la fase 2 de liga y encabezando la clasificación tras una primera fase más que digna compitiendo en nivel A con muy buenas sensaciones y evolución.

Por su parte las infantiles, también en nivel A, tras una fase 1 en un grupo duro con tres equipos inaccesibles finalizó llevando 4 victorias a la fase 2 lo que le situaba en primera posición en esa parrilla de salida de la segunda fase que no llegó a arrancar.

El cadete B seguía en la fase regular de liga con la vista puesta en los play-offs por el título, en una tercera plaza consolidada de su grupo que apuntaba a llevarle a los cruces. Le quedaban 4 partidos por disputar y el grupo día a día iba conjuntándose y mejorando el rendimiento.

Las ilusiones y esperanzas más fundadas y ambiciosas eran las del grupo cadete A. Enfilando el final de fase 2 estaba en muy buenas condiciones de meterse en la final a cuatro del Campeonato de Aragón Cadete, en el que además de el título, estarían en juego tres plazas para el Campeonato de España Cadete a disputarse en Lérida del 17 al 23 de mayo. En el momento de escribir estas líneas se ha suspendido el Campeonato de España Junior (3 al 9 de mayo) pero aún no el cadete.

Dura temporada del equipo junior que aún no había finalizado la fase regular del Campeonato de Aragón Junior 1ª en el que se había estado midiendo a grandes clubes siempre presentando batalla y aprendiendo en este primer año en la categoría.

Igualmente el equipo senior que disputaba la liga en categoría 2ª Aragonesa se quedaba sin finalizar la fase regular, ocupando la parte media de la tabla y con ganas de seguir mejorando rendimiento y resultados en la segunda fase.

Por último, el masculino ya estaba metido de lleno en la segunda fase de liga en 2ª Aragonesa disputando un grupo G para pelear por meter cabeza en la copa y con un balance de una victoria y una derrota.

Si finalizar las ligas parece algo terriblemente complicado, lo que desde luego parece ya inviable a todas luces son Copa Primavera, Copa Federación, etc.

Torneos de Semana Santa ya se han cancelado y los de puente de mayo no lo han hecho oficialmente pero en la mente de todos está que va a ser imposible disputarlos.

¿Y ahora qué?

El estado de alarma inicialmente decretado para 15 días se prolongó otros 15 días más. Empiezan a cancelarse competiciones y torneos. Los más optimistas se agarran al concepto de “suspensión” en lugar de “cancelación”, en especial las ligas profesionales en las que se mueve mucho dinero, además del peliagudo tema de los ascensos y descensos.

En lo referente al deporte base se está haciendo un ejercicio de “esperar a ver”. Al final no deja de ser un ejercicio que suena a muy optimista porque el final de este confinamiento está por verse que traiga una vuelta a la normalidad en la mayoría de los aspectos. Más bien lo contrario, todo suena a que un supuesto levantamiento total o parcial del confinamiento vendrá acompañado de medidas restrictivas y de prevención en todo lo que sea contacto social. Lo normal será intentar “levantar” lo primero la economía productiva, luego los aspectos más importantes como la enseñanza y será lo último de lo último el aspecto del deporte y ocio. 

Las ligas profesionales intentarán jugarse aunque sea a puerta cerrada, es una necesidad casi imperiosa por todo lo que hay en juego pero las amateurs está por verse que las volvamos a disfrutar ya esta temporada. En la balanza riesgos/necesidad van a pesar mucho más los riesgos y es lógico. Además está el tema meramente logístico de fechas como por ejemplo el hecho de haberse movido las fechas de la selectividad y el problema que añade esto a las competiciones junior.

Los torneos y las competiciones escolares parecen finiquitadas se quiera reconocer abiertamente o no. Hoy en Heraldo de Aragón el presidente de la Federación Aragonesa de Baloncesto declara “Si la cosa mejorara nos podríamos plantear terminar algunas competiciones como las escolares y federadas. Estamos apurando un poco los plazos, pero a lo largo de este mes de abril será ya cuando se establezca una solución definitiva“.

No hay que dejar de lado que también hay un impacto económico en Federación si no se juega la Copa Primavera que le supondrá reintegrar importes pagados por clubes… ¿y si no se finalizan las ligas?

Todos esperamos un milagro pero siendo realistas todo apunta a que ya no se puedan disputar partidos de ningún tipo y casi ni sea aconsejable aún viéndose viable. Jugar estas competiciones (federadas y escolares) a puerta cerrada parece un absurdo también, aparte de que en cierto modo la competición ya estaría desvirtuada tras el parón, jugar a puerta cerrada, etc. Mucho tendría que cambiar la situación para que vuelvan las competiciones y especialmente tendría que dar un giro radical la situación sanitaria, cosa que a corto plazo no parece factible.

Nos quedamos con las ganas

Tras estos días de incertidumbre tocará salir afuera, en el sentido literal (salir de casa) pero también en el sentido de encontrarnos unas circunstancias que nadie sabemos a ciencia cierta. Se habla de un cambio radical en muchos aspectos económicos y sociales.

Intentando quitar un poco de hierro al asunto, si después de todo solo decimos que (en cuanto al baloncesto) “nos quedamos con las ganas”, es una pérdida menor. Porque sí, es una pena para nuestras chicas del cadete A no llegar a disputar esa final a cuatro del Campeonato de Aragón, soñar con alcanzar el título o al menos una de esas plazas que te llevasen al Campeonato de España, una experiencia que se vive una o dos veces en la vida. Pero bueno, hay que pensar que habrá más oportunidades para todos los equipos del club, porque del trabajo diario, de las ganas, del modo en que disfrutan del deporte, llegarán más ocasiones para todos ellos y esto que estamos viviendo será como un mal sueño que se irá quedando atrás.

Partido a partido, día a día, paso a paso. De momento el primer paso que sea volvernos a encontrar en la pista, estar todos bien y poco a poco ir poniendo en marcha de nuevo la maquinaria del Reino.

Nuestra tarea está clara, hacer todo lo posible para volver pero hacerlo con seguridad y en las condiciones adecuadas. Porque eso sí lo tenemos claro, volverá el baloncesto, VOLVEREMOS.