Raquel, el anonimato y el baloncesto (y III)

Por Basketistas

Tercera y última entrega de nuestra entrevista con Raquel. Deportista, jugadora aficionada de baloncesto que comparte pasión con su madre, y enfermera en la UCI Covid del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

Desde la primera línea ha vivido, vive y aún le queda librar batalla frente a la pandemia, luchando por la vida de sus pacientes demostrando día a día su valía profesional pero sobre todo su gran calidad humana.


 El verano ha sido una tregua en los contagios y lo habrá sido en lo mental también para vosotros, ¿has podido descansar? ¿Cómo se afrontaba la vuelta del verano en lo profesional?
Realmente no hemos parado tan apenas. Nuestra unidad volvió a la normalidad a finales de mayo y a mediados de julio ya estábamos otra vez con Covid. Ha sido poco tiempo en el que se ha desconectado de esta pandemia. No somos conscientes pero llevamos desde marzo con el Covid, no nos damos cuenta que aunque bajen los contagios sigue habiendo mucha gente mala, ingresada en el hospital desde hace meses. Aún tenemos unos largos meses de convivencia con el coronavirus.

 Y con planes de temporada deportiva un tanto inciertos, ¿te has reencontrado con el baloncesto en algún momento? ¿Preveías volver a las pistas?
Con el coronavirus de por medio tenía muy claro que no iba a volver por la salud de los que me rodean. Sí que me he planteado volver en la siguiente temporada en la que, esperemos, todo se haya calmado un poco y podamos volver a disfrutar realmente de este deporte.

 Septiembre ha traído situaciones dispares. Por un lado parecía que nos queríamos creer que todo había pasado, pero por otro lado los datos empezaban a demostrar que la segunda ola estaba llegando imparable. ¿Teníais una sensación de “dejà vu” con lo que pasó en marzo y abril?
Tampoco se puede decir dejà vu, porque en poco tiempo, apenas dos o tres semanas, ya estaba otra vez el coronavirus con nosotros. Podríamos definirlo como una vuelta al combate después de un alto el fuego.

 ¿Has llegado al menos a compartir pretemporada con tu equipo o era algo complicado por tu trabajo?
Ojalá, pero viendo la situación en julio me imaginaba cómo podía ser en septiembre, momento en el que se empieza la pretemporada, y acerté. Apenas he vuelto a ver a mi equipo. Espero poder verlas en alguna ocasión pero el trabajo y los horarios de los entrenamientos son incompatibles.

 ¿Cómo se afronta desde tu puesto de trabajo la llegada de esta segunda ola y el hecho de que volvíamos a vivir un nuevo día de la marmota sin haber hecho lo suficiente por evitarlo?
Con resignación. Tienes que atender igual a estos pacientes que necesitan nuestra ayuda para salir adelante. Ahora el sentimiento que tenemos es de tristeza, pena, dolor, porque muchos no mejoran dentro de lo previsto y es muy duro ver a familias que vienen a despedirse de su familiar desde una puerta. Estamos hechos trizas y parece que no hemos aprendido nada de la primera ola. Vuelta a empezar, otra vez, algo no estamos haciendo bien.

Estamos hechos trizas y parece que no hemos aprendido nada de la primera ola. Vuelta a empezar, otra vez, algo no estamos haciendo bien.

 ¿Consideras que las profesiones del ámbito sanitario se han devaluado durante los últimos años? Ahora se nos dice que faltan profesionales mientras hemos visto cómo muchos han tenido que irse a buscar trabajo al extranjero, ¿te planteaste en algún momento tú ir a trabajar fuera de España por condiciones laborales o económicas?
En la poca experiencia que tengo como profesional puedo decir que no se nos tenía tan en cuenta como hasta ahora. Todo el mérito era para el personal médico. Ahora, se nos considera a todos los profesionales de la salud muy importantes. Ha tenido que venir una pandemia para que se refleje el trabajo a pie de cama de enfermeras y auxiliares, las 24 horas del día, todos los días de la semana.
Respecto a trabajar fuera de España no lo tenía en mente. Tengo a todos mis seres queridos aquí, a mis compañeros de la UCI a los que tanto les debo, no podía dejarles sin una enfermera menos siendo que la situación se estaba poniendo fea y se necesita a gente con experiencia en UCI para poder llevar a estos pacientes y saber actuar en situaciones de urgencia.

 ¿Cómo describirías tu estado actual? Nos referimos tanto a tu estado anímico como físico, al entorno laboral, familiar y general.
Bufff…. Te diría que tengo un “popurrí” de sentimientos y emociones. Mi estado de ánimo varía según el día. Cuando voy a trabajar voy sin ganas, el sentimiento de tristeza se apodera de mí, tenemos que cuidar a personas que llevan semanas o meses en la UCI y no progresan, y los que lo mejoran intentas transmitirles tranquilidad y confianza, aunque con todo el EPI puesto solo se nos ve los ojos , tenemos que escribirnos los nombres en el EPI para que al menos sepan quién le está atendiendo. Por no decir que con la pantalla y las dos mascarillas no se nos entiende bien al hablar, es otra barrera que tenemos que superar. Es muy difícil. Luego, hay momentos en los que trabajar no se hace tan pesado, ya que estoy rodeada de gente que tiene esa chispa que anima a todos con alguna gracia; parece que te evades un poco de la situación. Hay muy buen ambiente de trabajo y eso se agradece.
En cuanto a mi ámbito familiar y personal es lo mejor que llevo. Es verdad que no quedo mucho ni con amigos ni con la familia pero intento todas las semanas hablar con ellos, realizar videollamadas para que sea más divertido y cercano y al menos me vea cómo estás. No me gusta la situación, veo a mi familia de ciento a viento, pero siempre con mascarilla y distancia.

 Se han elaborado protocolos, se cuenta con la posibilidad de jugar con mascarilla, de intentar que se juegue siempre en exterior o en instalaciones con ventilación elevada, sin público, con todos los controles que se exijan… ¿Parar todo el deporte no es una medida muy radical dado que también el deporte tiene su vertiente saludable?
Pienso que puede ser un arma de doble filo. Es verdad, indiscutible, que el deporte es saludable y se recomienda a toda la población. Pero también es verdad que ahora los deportes de equipo y de cuerpo a cuerpo los veo un riesgo. No sabes con quién ha estado la persona que tienes delante, que te está echando el aliento cerca de la cara, lo que ha tocado… Estoy de acuerdo que se juegue con mascarilla, aunque sea una molestia, pero al menos protege a los demás y a ti mismo.

 Además existen protocolos bastante concretos para la práctica deportiva que apenas se ha podido comprobar si funcionan o no. ¿Crees que en el ámbito del deporte se ha trabajado bien en esas medidas preventivas?
Pienso que sí. Interesa que la gente siga practicando deporte pero también quieren que las personas que lo hagan estén seguros. Estoy segura de que las federaciones habrán estado trabajando en ello durante el verano para poder reanudar la actividad deportiva de manera segura, con distancia y lo más importante, según la evolución de la pandemia.
 Hay ligas en las que hay en juego plazas para competiciones nacionales como campeonatos de España que no se están jugando, hay generaciones que están entrenando de un modo muy limitado y precario, ¿piensas que este año de pandemia pasará factura en el deporte de élite del futuro?
Totalmente. Tuve suerte de poder disfrutar de esas competiciones y solo tienes una oportunidad. Los jugadores crecen, por lo que subes de categoría, el tiempo perdido no se recupera. Es una pena porque es una gran experiencia y no suele repetirse. Además, después del parón del confinamiento cuesta coger otra vez el ritmo que tenías antes y llegar a donde estabas. Es muy difícil si se complica la pandemia y hay que volver a parar. Debe ser un jarro de agua fría para los grandes jugadores de esta generación.

 Has ejercido alguna vez de entrenadora pero más de jugadora, ¿qué te parece más sencillo?
Entrenadora como tal no, más bien he sido apoyo al primer entrenador. No fue mala la experiencia, más bien al revés, fueron unos años increíbles donde a día de hoy, aquellas chicas con las que empecé en cuarto de primaria, me siguen saludando y acordándose de mí. Me alegra mucho haber dejado huella, aunque es más grande la huella que esas chicas dejaron en mí. A pesar de ello, veo más sencillo ser jugadora que entrenadora. Me falta madera para estar en ese nivel, y ser jugadora me engancha más.

 Y también has jugado compatibilizando el deporte con tus estudios, también con tu trabajo, ¿te ves siguiendo los pasos de tu madre jugando como lo hace ella ahora?
Ojalá. Mi madre estuvo casi 20 años fuera de las canchas, para cuidar de mi hermano y de mí. Una vez que ya nos hemos hecho mayores, tenía tiempo para ella y es cuando decidió volver a jugar. Me encantaría seguir sus pasos. Me haría muy feliz poder compatibilizar todo y volver a jugar aunque sea a otro nivel.

“Me encantaría seguir sus pasos. Me haría muy feliz poder compatibilizar todo y volver a jugar aunque sea a otro nivel”

 En el momento de redactar estas líneas parece que se estabiliza la curva de esta segunda ola, ¿cómo lo ves desde tu perspectiva? El objetivo de «salvar la Navidad» nos puede volver a pasar factura?
Las Navidades son un gran examen. Ahora parece que las cifras empiezan a bajar, pero las medidas tomadas por el Gobierno de permitir juntarnos varias personas, varios núcleos familiares, puede propiciar una cuarta ola pasado el día de Reyes. Sí, todos queremos celebrar la Navidad pero hay que pensar y sopesar qué es mejor: pasar esta Navidad protegiendo a los tuyos y cenando con los convivientes de una casa, o reunirse mucha gente y las futuras Navidades que falte alguien. Puede pasar, y pasará; depende de nosotros evitar que nuestros seres queridos sigan con nosotros unas Navidades más.

 Por otra parte parece que enero se ve como un último cartucho para medio salvar la temporada deportiva si se inician juegos escolares y otras competiciones. Ya como deportista, ¿cómo ves ese horizonte?
Hace unas semanas mi madre me comentó que es posible que en enero se reinicie la liga en categoría senior, e incluso, se inicie en minibasket. Yo sería cauta. Aún falta por pasar las fiestas navideñas, reuniones, cenas y comidas donde se reúne mucha gente. Y si lo hacemos bien, las cifras no subirán mucho y podría ser posible jugar, porque depende todo de las cifras epidemiológicas de la comunidad, pero si hacemos lo que queremos sin pensar en los demás, las cifras se dispararán y estaremos otra vez atascados sin poder reiniciar los juegos escolares. El deporte este año no habrá existido, y es una pena porque es una vía de escape y diversión para mucha gente.

“si hacemos lo que queremos sin pensar en los demás, las cifras se dispararán y estaremos otra vez atascados sin poder reiniciar los juegos escolares”

 ¿Saldremos mejores?
Es muy dificil responder a esa pregunta. ¿Quiénes vamos a salir mejores? ¿La sociedad? Hay muchas más familias que están en un situación de pobreza a raíz de la pandemia, mucha gente ha perdido su trabajo e incluso a algún familiar sin poder despedirse adecuadamente. ¿Los sanitarios? Parece que este año se empieza a valorar más nuestro trabajo pero estamos cansados y agotados mental y físicamente. ¿El deporte? También se ha visto afectado, y sí, se puede volver a jugar pero con limitaciones. Han pasado muchas cosas durante este año y se trabaja para poder mejorar esta situación pero no puedo decir que saldremos mejores porque mucha gente ha sufrido y sigue sufriendo por los suyos, por los que
están malos y por los que no están.

Solo nos queda ya emplazarnos a una futura charla contigo y que ojalá sea en persona y a pie de alguna pista de baloncesto. Desearte toda la suerte del mundo tanto en lo profesional como en lo deportivo y que acabe esta maldita pandemia de una vez para recuperar nuestras vidas. Agradecer a todo el personal sanitario de este país que claramente está infravalorado y hasta maltratado y lo personalizamos en ti. GRACIAS por todo el esfuerzo que estáis haciendo, los desvelos, los riesgos y toda la vocación que lleváis dentro. Que la buena gente como tú saldrá aún mejor está claro. Mucho ánimo Raquel, nos vemos en las pista. Lo que el BASKET ha unido, es para siempre. ;-))

Me encantaría poder volver a vernos, en las canchas sobre todo, y poder charlar tranquilamente. Espero haber sido de utilidad en esta locura tuya. Ya sabes que si tienes alguna otra en el futuro y me necesitas no dudes en escribirme o llamarme, te ayudaré y participaré en lo que pueda.
Agradezco enormemente tus palabras. Todos los días que vamos a trabajar estamos deseando que acabe esta pandemia y que el virus se vaya a tomar viento, que nos deje tranquilos para poder recuperar un año perdido de jugar, de quedar, de viajar, de reír… porque parece que casi todo es malo pero siempre hay personas como tú que te animan a seguir con tu trabajo, a ir a trabajar con otras ganas y más energía.
Cuidaros mucho, de verdad, porque aunque nos veamos esporádicamente, nunca olvidaré los maravillosos años que estuve con vosotros disfrutando de las peques, del basket y de vosotros, los papis que siempre estábais apoyando.

Un saludo enorme y un gran abrazo = )


Gracias Raquel por acceder a este pequeño «atraco» que te hemos hecho y ojalá toda esta pesadilla acabe lo antes posible. Como decíamos lo que las pistas une es para siempre y en estos momentos creíamos oportuno tener un reconocimiento por mucha gente anónima como tú y personalizarlo en ti, ya que te podemos sacar un poquito de ese anonimato para reconocer vuestra valía profesional y humana.

Nos veremos pronto…